viernes, 19 de mayo de 2017

Swap felino

¡Saludos, terrícolas!
Como hago de vez en cuando, esta vez vendré a presumir un maravilloso swap que recibí hace poco...de parte de una mujer talentosa como yo lo soy odiosa (seeee, me hago cargo), de múltiples talentos, y en todos notable... la maravillosa Patty de Moka y Motta.
A esta mujer la conocí en esos ires y venires de trabajo, en ferias y bazares de diseño, jornadas a veces movidas y a veces desérticas rayando en lo penoso, pero con buena conversa para no poner en evidencia nuestra derrota, lo cual en verdad os digo, a veces es la cura contra el suicidio cuando sientes que no puedes contra el sistema y tu labor de trabajador independiente sin patrón ni jefe es una batalla perdida y mejor deberías irte a suplicar a un local de comida rápida cual quinceañero emprendedor... pero como decía antes de esa verborrea, a esta buena mujer la he conocido ya hace un par de años en esos vaivenes laborales inciertos... y ahora la metí en el vicio de los swaps.
Y en esta ocasión le toqué yo. 

Por suerte para mi <3 
(juro por la sagrada tumba de mi santa madre que ni está muerta que no amañé el sorteo, en verdad!)
Acá fotos de las maravillas que recibí:
Magneto para el refrigerador de gato basado en Gato Carlo el grande

Gatote gordo y bello en vellón de lana (como el magneto)

Bordado en bastidor, BELLO

Tetera con filtro, té de frutos rojos y besitos <3

Block de papel canson (hell yeah!), reglas metálicas perfectas, taco de notas kawaii en lata y cartita maravillosa

Del que yo entregué no tengo fotos porque fue en la víspera del evento de ilustración de la entrada anterior y corría en llamas de un lado a otro y no le hice fotos como es debido, snif. Pero prometo que fue bonito.

Y eso es todo en la entrada de este año... que hay tanta actividad en blogger que proyecto volver para el 2018.. no, mentira, siempre tengo ganas de escribir idioteces. SIEMPRE.