sábado, 24 de junio de 2017

El crimen del siglo

¿Cómo les trata la vida, queridos amigos/parroquianos/visitantes de ocasión?
Por acá en la comarca (cuarta región de este apocalíptico país conocido como Chile) hace mucho frío, que sólo puede ser combatido con té, café y alcohol... bueno, lo tercero es una opción personal, pero se la aconsejo a cualquier mayor de edad que no tenga una personalidad con tendencias a las adicciones, claro.
He dibujado y pintado mucho, he ido a uno que otro evento, he dado clases... he hecho varias cosas.
Y entre esas parece que molesté a alguien.
La razón la desconozco por completo, pero la cosa es que me gané una serie de ataques pasivo/agresivos sin concursos ni sorteos, de parte de alguien que hace casi 2 años me hizo la misma, razón por la que puse buena distancia, pero por cosas de la vida veo ocasionalmente.
Emocionalmente no es tan terrible, pues no es como tomarlo en son de conducta desleal ni mucho menos, pues no hay un vínculo ya hace tiempo, pero me chocan los recursos... yo sé mejor que nadie que tengo un abanico completo de defectos que lejos de tornarme encantadora como ocurriría en una comedia romántica estúpida me presentan absolutamente antipática al mundo, ya, perfecto, pero no me impongo a nadie, sólo procuro alejar a las personas con las que no me interesa relacionarme, es una operación super fácil y sencilla, pero que no deja a ningún lastimado en el camino. Es por ello que el arma usada para recordarme que mi poco adorable persona no cae en gracia fue... mi apariencia física.
Por el amor de Crom, es TAN pueril usar eso. Tan tan tan tan infantil... tan básico, barato... y sobre todo, bajo.
Si, está bien, no soy una heroína de shojo manga que se cortará el pelo dramaticamente ni nada, pero es desagradable que te jodan por lo que vistes o lo que pesas... cielos, a estas alturas de mi vida (y desde hace un buen tiempo) sé mejor que nadie que cargo con varios kilos de sobrepeso, pero sé vestirme adecuadamente y por ello mantengo mi autoestima bajo control, que si bien tengo claro que tengo una simpática panza cervecera, tampoco dejaré la cerveza para tener cintura de avispa,  una cosa por otra, y es la vida que elegí, fin.
Así es que tirar comentarios sobre la talla de ropa que uso  o fingir extrañeza por el vestido que llevo puesto... diablos, no! soy una vieja de mierda de más de 30, no soy una frágil adolescente a la que traumarán con esas cosas... molesta, si, pero desde el ángulo de "esto no puede estar pasando, viajé en el tiempo/espacio y estoy en el universo de As told by Ginger". Uufff, me rompe las pelotas esa sensación. 
Y me saca de la felicidad de pasar la vida leyendo pulpas, dibujando y viendo anime con el sr. esposo (a.k.a. sr esclavo que me acompaña con las cervezas) o cosas así de edificantes pa'l alma (que obvio no tengo, pero se lee bonito escribir eso, a que no)
Cómo si no fuera suficiente con lidiar con la pubertad del retoño (cambios de humor constantes y estúpidos y conductas de niño rata promedio como amar juegos baratos para el teéfono) como para encontrarse con una Mean Girl de 3 décadas, rayos, nadie quiere eso! quizás toparse con Godzilla en una mala jornada o Tony Montana con 3 días de abstinencia o algo así, pero no con personas adultas que actúan como adolescentes, diablos ¡no!
Paciencia, paciencia, paciencia. 
Que al final del día igual acabaré en el agujero hobbit jugando ps3 con los engendros bípedos que tengo por familia lejos de la hostilidad del mundo externo... sin duda alguna este estilo de vida tiene grandes ventajas (el ostacismo la lleva, yeah!)
....pero y si los comentarios me tocaran, si me dolieran, si estuviera atravesando un mal momento de inseguridad sobre mi cuerpo... ¿sería tan anecdótico o podría ir más lejos?
Las malas intenciones de otros seres "humanos" me recuerdan mi propia misantropía con mucha fuerza. Es por eso que cada día amo más a a mis gatos, y eso que son malos y destructivos con conductas delictivas... quizás deba volcar mis esperanzas a las plantas... anda, pero está esa rosa a la que cada vez que desmalezo me pincha hasta que sangro... mejor sigo viendo ciencia ficción con el esposo, es mi destino. 

...y ese parece que viene siendo mi terrible crimen, mantenerme al margen, ¡changos!

domingo, 4 de junio de 2017

Nuevas presas en papel

¿Qué tal, queridos parroquianos?
Espero la vida les trate bien dentro de lo humanamente posible.. ya saben que debido a nuestra naturaleza, tendemos a ser el blanco perfecto para las situaciones más extrañas o algunos poseen la capacidad de meterse de cabeza en atolladeros donde la gente normal por simple instinto de sobrevivencia sencillamente no lo haría.. en fin, sin aventuras catastróficas la vida no sería tan diverida, no?
En fin, este mes presumiré un poco de mis presas de las últimas cacerías en la feria de las pulgas... hacía bastante que no tenía tiempo para salir con la familia a por unos buenos tesoritos de segunda, tercera, cuarta o la mano que sea, por lo que hemos aprovechado los últimos fines de semana para ir a dar alguna vuelta a la feria.
En primera instancia me topé con un puesto en el que a lo largo de este año ya le he comprado una que otra pulpa, esta vez me traje estas:

Del don Gruben me he leído un par en la vida y son bastante rápidos de leer y te hacen reir bastante. Espero encontrarme con esos agradables lugares comunes.
De Rex Stout creo que no me leo algo suyo desde la adolescencia. Quizás esté equivocada, pero no recuerdo algo en los últimos 15 años de su autoría.
Y pues un infaltable puñado de relatos del Doyle, con El problema final al cierre, que aunque sea malo malo malo... pues bueno, es preciso tenerlo en estante, o no?

Y ayer en otra vuelta encontré al encantador señor del furgón con hartos libros álbum nuevos.. ahí me sumergí y encontré todas estas maravillas a continuación:


Este es muy amistoso con los niños en su manera didáctica y breve de explicar. A nuestro retoño le encantó (lo leyó de regreso a casa en el auto) y el señor marido insistió en que debía venirse al agujero hobbit familiar.Es de la editorial Susaeta y es parte de una colección llamada "Guerreros"



Esta belleza suprema de animales en la nieve pintados con acuarela y tinta está en inglés, es una edición de 1973, del Weekly reader Children's book Club Edition. Aún no lo leo, pero no me importa si la historia es una bazofia tonta y aburrida, las ilustraciones son bellísimas y con eso soy feliz.


Esta monada ilustrada por Lynn Munsinger cuenta la historia de la hiper saltadora Norma Jean, que hace TODO lo que acompañe a sus labores cotidianas saltando, lo que pasa de ser muy simpático a generar la molestia de todos sus amigos de la escuela... es de Randm House, de 1987.



Este libraco venía originalmente con un set de cartas y bla bla bla, pero francamente poco y nada me importa en virtud de las bellas imágenes que puedes ver en cada página en cada rincón (en serio, está lleno de detalles gloriosos). Si no estoy equivocada es del 2008 de editorial Montena.

s


Y este es el cierre. Una agradable sorpresa entre las sorpresas... es un proyecto de alguna estudiante de diseño gráfico de cierta universidad privada.. no he googleado, sólo me apego a la info editorial del ejemplar; visualmente no es algo maravilloso, es bastante simple pero efectivo para la emotividad de las breves líneas que aparecen a lo largo del libro. Es hermosamente doloroso, aún viéndolo desde un ángulo completamente ajeno, salvo por una que otra historia de algún amigo o conocido. Su autora es Antonia  Casanova y es del año 2010.

Y esos son mis tesoritos del mes de Mayo y primeros días de Junio. ¡Ay, pero que mes más bonito!
Con mucho trabajo y mi natalicio al cierre. Que belleza.
¡Hasta la vista, amiguitos!