domingo, 23 de abril de 2017

Ni estaba muerta, ni tampoco de parranda... o quizás si, pero sólo un poquito...

¿Qué tal amigos de este último reducto de las lecturas random de la intenettttt??
¿Me extrañaron?  ¿Lloraron mi ausencia de meses en la blogósfera? ¿estuvieron a punto de pracicarse el seppuku cuando pasó el primer mes sin actividad?? 
Jajajajajajajajajaaja, seeeee, regresé con todas las pilas de escribir puras estupideces, como siempre. Como pueden ver, las cosas no cambian mucho en la comarca :)
Les contaré que he estado cubierta de trabajo. Si, esta vaga además de cantar karaokes de Abba (very masculino, lo sé), beber cerveza, leer cómics, dibujar garabatos absurdos y etc., también ha tenido la decencia de ser productiva para la sociedad. Na, nunca para tanto, a la sociedad le vale madres como me gano las habichuelas, jajajajaajaja, pero el punto está en que en un giro argumental inesperado mi fuente laboral (las ferias de diseño) en esta ciudad de pronto cayeron en punto muerto total, y sin tal plataforma, ¿cómo es que se supone te las ingenias para cubrir la necesidad de ganar el vil, sucio y sensual dinero?? Pues siempre está el camino de la prostitución o ver qué órgano no es vital, pero eso es para cuando ya no te quedan opciones a mano, creo...
La cosa es que una colega de ferias me informó de unos eventos para ilustradores... y pues les contaré que si bien estudié varios años diseño y aprendí casi a punta de latigazos a dibujar aceptablemente y todo eso, soy bastante humilde a la hora de hablar de tema, por lo que no me apunto ningún título que no me correspona, vamos, que para autoproclamarse ilustrador creo que es preciso haber estudiado Ilustración, no? yo sólo tuve la fortuna de tener varios semestres de Representación Gráfica a la old school: a mano, en atril, de pie y dibujando figuras en 30 segundos y pintando paisajes en acuarela en pocos minutos in situ  porque la cosa era ágil pues en esos tiempos el apartado digital recién estaba entrando y lo importante era trabajar a la antigua, como los machos testosterónicos  (???) y pues de ahí viene lo que sé, pero nada más. Entoooonces dudando entre creerme la cumbia y procurar ganar algo de dinero o ser fiel a mi ética personal y seguir paaavreh y en la indigencia, pues me dije "al carajo, soy una artista!!!".
No, tampoco fue tan así. Creo.
El punto está en que me decidí sobre todo empujada por gente cool de la que una se rodea en esta vida (colegas del rubro) y el compañero marido que me motivó a diario a trabajar como china encadenada en un sótana cosiendo etiquetas a ropa pirateada. En honor a la verdad, le agradezco cada vez que me preguntaba cómo iba mi producción o me ayudó a diagramar o editar. ¿les he contado que llevo enamorada casi 17 años de este hombre? Creo que tengo motivos de sobra.
Y bueno, siguiendo con mi discurso de aceptación del Oscar....  con una producción en volumen "aceptable" llegó el día... y la feria estuvo fantástica. Dentro de 2 meses harán otra, espero con todo mi kokoro estar allí nuevamente. Y que se generen más espacios por el estilo, y si, al diablo la bisutería, ahora quiero ser unicornio, digo, seguiré con mis camafeos y eso, pero me dedicaré mucho más a dibujar. Sencillamente le amo y qué mejor si le puedo sacar algo de dinero? 
Ahora, a las fotos.
Que el tema del evento me hizo casi tan feliz como el anuncio de la 11va temporada de los X files. 
Bien dicen que luego de las 865 tragedias que llegan de pronto, sale el sol un rato y se te seca la ropa recién lavada (???)

Acá mi humilde producción, camafeos, stickers, magnetos y reproducciones enmarcadas de algunos de mis dibujos

vista general del evento (lo de atrás es un centro cultural que antaño fue una iglesia -antiquísima, algún día les hablaré de ella-


Y si, tomé pocas fotos, no sé por qué llevé la cámara si tomé TAN pocas y malas fotos. La única foto más chevere  es una ... digamos... particular, que me tomó el sr. esposo (a.k.a. sr. esclavo)  que les adjunto a continuación:
Debo confesar que una de las mejores cosas que me pasó el año pasado además del retorno de los X Files y bla bla bla, fue ver Yuri on Ice. Hacía tiempo que estaba aburrida de los animes estándares con personajes taaaaan aburridos, fanservice por doquier, mechas absurdos, etc.., que cuando me crucé con los patinadores estos a pesar del c*lo de Victor, volví a creer en Japón (?) y en el amor verdadero  y los unicornios y  las produccions bien hechas y los detalles cuidados y todo lo que valora un nerd viejo en tiempos de magical girls esquizofrénicas armadas hasta los dientes. 
Por lo que cuando ví a esta chica pasar le dije a mi amado "esa niña está haciendo cosplay de Yurio!!!!" y luego que me diera la idea de pedirle una foto, pues acá, mi encuentro con Yurio en un día de feria. 
¿qué más se puede pedir?
Y eso es todo por hoy, necesitaba contarle al mundo (???) estos reelevantes hechos que acontecen a mi humanidad.
¡Hasta pronto, parroquianos!


No hay comentarios:

Publicar un comentario