sábado, 17 de agosto de 2013

Mi mono chico


Ya me tengo que empezar a resignar a que no volveré a abrazarte, ni me saltarás directo a la cara a pesar de mis gritos de pavor, ni oiré tus ruidos ardillescos (por algo tu papá te decía ardilla, en vez de gata), ni te veré jugando sola guata arriba en la escalera, en el primer peldaño para ser más exacta, ni haciéndote bolita en el medio de los dos en la cama....
Ya van casi 2 semanas desde que te fuiste, mi princesa Grace Kelly de La Serena.
Los tres te extrañamos mucho. Nos haces falta, a tus hermanos también. 
Pero no te preocupes, a todos los hemos contenido, y nosotros, los bípedos, estamos convencidos de que mientras no dejemos de recordarte, siempre estarás aquí.

Espero el viaje haya sido rápido. Te amaremos por siempre.

Tu familia.

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias, mi niña... sé muy bien que tú entiendes completamente lo que se siente perder a un peludito, el abrazo es mutuo ;)

      Eliminar
  2. Noooo, uno nunca se resigna, pasan los días y siempre esperas que estén ahi para encontrarte cuando llegas, lo bueno es que la pequeña Grace tuvo una buena vida llena de hermanos y comidita húmeda.
    Espero que se haya encontrado en el cielo de los gatos con la Cuyén y estén chancheando echadas al sol!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, chiquilla... estoy segura que con la Cuyén se están haciendo amigas, después de haberse pelado los dientes primero, claro está xD
      quiero pensar que siempre estará con nosotros, la amamos muchisimo y está en todos nuestros pensamientos :)

      Eliminar